La Fundación Loewe homenajea a Divine, icono indomable de la cultura “queer”
Read Time:4 Minute, 3 Second

La Fundación Loewe homenajea a Divine, icono indomable de la cultura “queer”

Divine fotografiada por Clay Geerdes

Divine es uno de los mayores iconos queer de toda la historia. El personaje creado por Harris Glenn Milstead (1945-1988) en los años 60 como catarsis de sus traumas de infancia ha trascendido más de lo que él mismo pudo imaginar jamás. En vida, Divine fue una revolución underground que desafió las normas de género imperantes e incluso las convenciones drag, pues huyó de la feminidad elegante para reivindicar la escoria y moverse cómodamente fuera de los márgenes de lo considerado como buen gusto.

Tras su repentina muerte en 1988 debido a una miocardiopatía, se convirtió en un icono pop global y en una leyenda para la comunidad LGTBI, a pesar de que nunca ejerció el activismo político. Fue un personaje adorado y parcialmente creado por John Waters, el director de cine con quien Milstead estableció amistad desde la infancia y quien, de hecho, acuñó su nombre artístco. Pink Flamingos (1972) es su película más recordada, en concreto por la última escena (sí, la del excremento). Hairspray (1988) le abrió las puertas al cine de masas, pero murió poco después.


Divine by Chris Callis


Divine exageró lo que la gente detestaba, convirtiéndolo en un estilo… y ganó”, dijo John Waters. En efecto, la transgresión era la característica fundamental de Divine. “A la gente le encanta sentirse escandalizada. Así que ese es mi trabajo: salir al escenario y escandalizar”, dijo Harris Glenn Milstead sobre su alter ego en una declaración recogida en el documental I am Divine (Jeffrey Schwarz, 2013).

Convertida en una de las drags más icónicas del mundo, ahora protagoniza una exposición de fotografía, ilustración y cine (que incluye el citado documental de Schwarz) que Loewe y la Fundación Loewe presentan con motivo de la edición 2021 de PHotoEspaña. La muestra está comisariada por María Millán y consta de más de 40 imágenes firmadas por 10 fotógrafos, como Greg Gorman, Antonio López, Clay Geerdes, Marcus Leatherdale, Mario Algaze, Michael Zagaris, Robyn Beeche, Bill Bernstein, Chris Callis y Amy Davis. También se podrán ver fotos de los álbumes personales de Milstead, con imágenes de su infancia, en el colegio o de vacaciones con su familia y amigos.


Esta muestra le sigue la estela a la exposición digital de Loewe sobre memorabilia de Divine del año pasado, que coincidió con el lanzamiento de la colección de edición limitada de la firma inspirada en el artista. De ella, 15% de los beneficios de las ventas se donaron a Visual Aids, y también se hizo una donación a la asociación Baltimore Pride.

Los momentos más estrambóticos de la deslumbrante vida de Divine, protagonista de la película “Pink Flamingos”, se recogen en la exposición de fotografía, ilustración y cine que ha organizado Loewe y la Fundación Loewe en el marco de la edición 2021 de PHotoEspaña.


Comisariada por María Millán, esta exposición rinde homenaje a Harris Glenn Milstead (Baltimore, Maryland, 1945–1988), icono indomable de la cultura “queer” más conocido por su nombre artístico, Divine.


Con su irreverente teatralidad, transgresión escándalo, Divine borró el límite entre lo deseable y lo grotesco y dinamitó la definición de la belleza y de lo que se consideraba una silueta femenina aceptable, “algo tremendamente liberador para el público”, según explica este jueves la Fundación Loewe en una nota.

Sufrió acoso escolar debido a su sobrepeso y a un comportamiento considerado demasiado afeminado, “pero esa adversidad surgiría un personaje audaz e irreverente que desafiaba toda norma”.


A este actor, cantante y una de las “drag queens” más influyentes de nuestro tiempo, el cineasta John Waters le acuñó el nombre de Divine y ejerció una gran influencia sobre el personaje. Participó en películas de culto “underground” como “Roman Candles” (1967), “Pink Flamingos” (1972) y “Female Trouble” (1974) (“Cosa de hembras”).

 Divine by Greg Gorman


Sus amigos le recuerdan como un “hombre tranquilo, reservado y más bien callado”, mientras que su alter ego, Divine, era todo lo contrario, “alzaba su voz con orgullo en nombre de ese niño que había sufrido las burlas de sus compañeros en el patio del colegio por ser diferente”.


En el documental “I am Divine”, de Jeffrey Schwarz (2013), Milstead lo explica perfectamente: “A la gente le encanta sentirse escandalizada. Así que ese es mi trabajo, salir al escenario y escandalizar”.


Divine desafiaba hasta las reglas del “drag”. Rechazó la imagen de una feminidad glamurosa y elegante, optando, en cambio, por lo sucio y lo cutre. Era sexy y aterrador a partes iguales.


Hoy, más de tres décadas después de su muerte con solo 42 años, el legado de Divine perdura entre las comunidades LGBTQ+ y el personaje que encarnaba Milstead sigue siendo fuente de inspiración “drag”.

Casa Loewe Madrid (Calle Serrano, 34).

Entrada anterior Alquílalo con nosotros
Entrada siguiente Nueva pagina web

PhotoChigüire Blog